ENTREVISTA A MISS MUNDO CHILE 1967:
El día que conocimos a Margarita Téllez
Treinta y cinco años después de su triunfo, ni la lluvia, ni el resfrío, ni mi último día en Chile me iban a impedir conversar con nuestra reina de belleza.
En una época en que nuestras misses eran casi invisibles, Margarita Téllez había logrado dejar en alto nombre de Chile en Inglaterra.
Fue un suceso, desde el instante mismo en que desfiló con su traje de baño turquesa y se coronó como la más linda de Chile. Más tarde, hizo noticia al ser la primera chilena en clasificar en el Miss Mundo.
Por eso, conversar con ella no era solo conocer una ex reina de belleza, sino que estar frente a una verdadera leyenda del Reino de Chile.
       
Era la misma casa donde había sido entrevistada días después de ganar el Miss Mundo Chile: "le tengo miedo a las arañas; soy partidaria de las minifaldas y de la liberación femenina", contaba entonces.
También el mismo living dónde había sido fotografiada en traje de baño, sentada en el televisor: "creo que es normal lucir en traje de baño en un concurso de belleza. Si se trata de mostrar la belleza física, no se puede desfilar bajo una manta", era su respuesta a la críticas conservadoras de la época.
Pero, la televisión sobre la que posaba en 1967, ahora es distinta; moderna; inmensa, con pantalla plana, que casi abarca toda la pared del living y, a cada rato, mira de reojo para ver como va el partido de tenis que juega Chile.
¿Y cuánto ha cambiado Margarita, esa quinceañera que fue admirada y que ahora no muchos recuerdan?
Bueno, ahora es una estupenda mujer rubia, enfundada en un pantalón y blusa negra, de ojos azules y linda figura.
"¡Pero si tenías los ojos azules!", fue lo primero que dije, al comenzar nuestra conversación.
Con la misma naturalidad con que enciende un cigarrillo contesta inmediatamente: "Nooo, si son artificiales" . Margarita es franca, divertida y demuestra seguridad.
Atrás quedaron esos tiempos cuando por la poco costumbre de ser entrevistada pestañeaba tupido y parejo de puro nerviosa.
"Era algo que no podía controlar".
Nos muestra los álbumes que guarda con sus recortes .
"Me hubiera gustado haber lucido un traje típico de huasa elegante, pero me dieron uno más sencillo de "china del campo", comenta con cierta nostalgia.
Por su puesto que los organizadores me regalaron algunos trajes, aunque el vestido de noche -que era de color amarillo- era corto". Incluso en Londres ocupé el mismo traje de baño calipso que nos dieron para el concurso en Chile. Llevé lo básico.
También pasó susto.
"Cuando llegué a Londres, después de ese interminable vuelo, no había nadie esperándome en el aeropuerto. En Chile habían dado equivocado el día de mi llegada ... Pero, a pesar de todo, tuve suerte ya que un funcionario de la embajada chilena, que también venía en el avión, se hizo cargo del asunto y me ubicó en un hotel de Londres. Al otro día me contacté con el Miss World y entré al concurso.
Ahí me di cuenta que había candidatas preparadas y llenas de postizos por todos lados.
A pesar de que había modelado en Chile, todo lo había aprendido sola.
Nadie me había enseñado a posar, cómo maquillarme o hasta cómo peinarme el moño.
Mi trabajo de modelo para Sábados Gigantes consistía en llevar en un carrito de Supermercado los premios a los ganadores de los distintos concursos. Claro que en el momento que me presenté al Miss Mundo Chile decidí renunciar al programa. Era una cosa de ética. Canal 13 lo estaba organizando y no quería que se pensara que tenía posibilidades por el hecho de trabajar allí".
Desde los álbumes del recuerdo aparecen fotos que corroborar cada cosa que cuenta.
"Mira, comenta con picardía, la niña de esa foto, cuando supo que no había ganado tiró el ramo lejos. Otra cosa que recuerdo de esa noche, es que los camarógrafos me decían "la chica 17", por la edad y por el número que me correspondió.
Cuando terminó el Miss Mundo, me fui por ocho meses a Estados Unidos a la casa de mi hermano.
Allí, mi cuñada me modernizó y me enseñó a ponerme postizos en el pelo".
De regreso a Chile, Margarita comenzó a modelar en forma profesional, especialmente para una marca de trajes de baño, lo que le permitió recorrer Chile.
Volvemos a sus recortes:
"En esta foto estoy con otra modelo.
se llamaba Cecilia Fredes y había resultado segunda en el Miss Universo Chile 1967. Nos tocó viajar harto juntas. ¡Era una morena estupenda!".
En esas páginas no ha pasado el tiempo, como tampoco en la otra habitación repleta de muñecos y osos de peluches. "Cada vez que viajo a Orlando me compro uno. Son mi debilidad", nos cuenta con la misma sonrisa tímida, con que en 1967 confesaba "No estoy de novia, sólo pololeo y nada más. No pienso casarme por ahora. Sólo deseo afirmar mi carrera de modelo y destacar en un medio que me gusta".
Ahora está casada con dos hijos. Uno vive en Estados Unidos y la niña, con ellos en Santiago.
El modelaje quedó atrás y en la actualidad es una flamante empresaria de sus propia cadena de restaurantes.
¿Guarda la capa y corona de cuando ganó?
Margarita prende el quinto cigarrillo y contesta: "No tengo nada. ¡Una vez que sacaron las fotos de la coronación volvió todo al departamento de utilería del canal 13!"
Bueno, al menos quedan las anécdotas y los recortes en sus archivos gastados. Y para nosotros el tremendo gusto de haber conocido a una de las reinas más queridas de esos años sesenta.
Sentada en el tiempo: Durante el Miss Mundo y en nuestra entrevista
Con el cetro, capa y corona que volvieron utilería del canal 13
Posando sobre el televisor en 1967
Con otras candidatas en la Plaza Trafalgar de Londres
® Entrevista de Ricardo Güiraldes, especial para Chilean Charm
MISS MUNDO CHILE PARTE AL MISS MUNDO >
MADELEINE HARTOG BELL, MISS PERÚ 1967 >
CONTÁCTANOS
LINKS
QUIENES SOMOS
Creador y Director de Chilean Charm: Ricardo Güiraldes. Asesor Legal: Christián Vidal Beros
® Todos los artículos publicado son originales de www.chileancharm.com. Prohibida su reproducción total o parcial
www.chileancharm.com