MARÍA EUGENIA BARRENECHEA:
Hija de un premio nacional de literaratura gana el concurso "Ojos Tapatíos 1961"
El concurso se inició en las páginas de revista Ecran, y después devarios meses culminó con diez finalistas en el Cine Santiago.

Cuando en 1961 el mundo comenzaba a mirar el espacio con la posibilidad de un día viajar a la Luna, la moda en la tierra eran los vestidos y peinados globos. En Chile aún se entonaba "Marcianita", el éxito del rockero argentino Billy Cafaro y la juventud se preparaba a la aventura de vivir los tiempos modernos. Con la idea de expandir el horizonte a las chilenas, revista Ecran organizó una competencia de belleza cuyo principal premio era un viaje y una prueba cinematográfica en la capital Azteca. El concurso, "Ojos Tapatíos", tomó el nombre de la película mexicano, que estaba por estrenarse en esos días.
Así fue como un centenar de ilusionadas jóvenes se inscribieron en el singular concurso. El público votaría por sus favoritas y de esos mayores puntajes saldrían las semifinalistas.

María Isabel
Peric
Julia
Pacheco
Lucy
Pacual
Estela
Araya
Luzmira
Carvacho
Nancy
Lolas
Erika
Bascuñan
Siliva
Faúndes
M. Eugenia
Montesinos
Julia
Sainz
Lucía
Estay
Morelia
Abadia
Sonia
Rojas
Gladys
García
María Cristina
Cubillos
Lucía
Peret
Gloria
Muñoz
Elsa
Fernández
Valentina Elena Offen
Maggie
Sotomayor
Estrella E.
Molina
Loreto
Figueroa
Imelia
Fernández
M. Eugenia
Barrenechea
Dolores José
Fernández
Marina
Marilla
Gloria
Alessandrina
Virginia
Salazar
Teresa
Saavedra
Sonia
González
Sonia
Gallardo
Mónica
Alvear
Anita Ximena
Vásquez
María Isabel
Bello
Chepi
Díaz
Nada
Hrzic
Alcira
Olivares
Clara
Morales
Nancy
Muñoz
Norma
Cerda
Brenda
Aldunate
María Cristina
Camus
Rosario
Llansol
Carolina
Araya
Maricarmen
Espinoza
Patricia
Zamorano
Angélica
Poblete
Laura
Aguilera
Lucinia
Moreno
Olga
Guerrero
Gladys Alicia
Rivera
Sonia
Sepúlveda

Cuando se nombraron alas quince semifinalistas, Sonia Rojas, la rubia representante de Valparaíso, había arrasado con la votación de los lectores de Ecran. Más tarde, el jurado también pudo comprobar que físicamente estaba a la altura de la gran cantidad de votos que había recibido.
Pero, no todo estaba decidido: las votaciones sólo contaban como un porcentaje del resultado final, que sumados al voto del jurado daría finalmente el nombre de Ojos Tapatíos 1961.

LOS DÍAS PREVIOS
El concurso comenzó oficialmente en el momento que las tres finalistas de provincia llegaron al Hotel Emperador y se unieron a las candidatas santiaguinas. A manera de disipar cualquier duda con el resultado, se les explicó que a pesar de la votación de los lectores, el jurado sería quien tendría la última palabra y que escogerían a la que según ellos, ofreciera mejores garantías para una posible carrera en el cine mexicano.
Después de esta aclaración, las finalistas fueron entrevistadas, analizadas y así, después de tres días de deliberaciones, el jurado había tomado la decisión final.
Pero, en realidad, cada una de las participantes tenía belleza y personalidad como para triunfar. Teresa Saavedra, morena, esbelta y más sofisticada que sus compañeras, hizo titubear mucho al jurado, que consideró que, sin duda, poseía posibilidades cinematográficas; María Cristina Camus, con una leve experiencia en el cine (para Emelco) fue la "Brigitte Bardot" del grupo, según la definieron sus propias compañeras, por su rostro que recordaba a la actriz francesas; Por su parte, Rosario Llansol, era bailarina clásica y mucha gracia por su experiencia en los escenarios.
Durante la competencia, las finalistas fueron permanentemente invitadas a diversas recepciones.
Una de esas oportunidades fue la presentación oficial a la prensa, en un té en el Aldo, con además de los medios, el personal de la redacción de revista Ecran.
Había estudiantes, dueñas de casa, solteras y casadas. Dos de las finalistas llamaban la atención: luna morena, María Eugenia Barrenechea y Sonia Rojas, de cabellos castaño y ojos azules.
Ese jueves primero de junio de 1961, en una función en el cine Santiago, donde se había estrenado la película "Ojos Tapatíos", el jurado terminó las deliberaciones y otorgó su veredicto final.
Durante el transcurso de varios días los jueces habían seguido de cerca a las candidatas para analizar cada detalle.
Ante la pregunta de cuál era su opinión acerca de los viajes espaciales, María Eugenia respondió: "Iría a la Luna a pasar la Luna de Miel; a Marte para olvidar que existen lunes, miércoles, jueves viernes, sábado y domingo; y a Venus, para pedir un poco de lo que tanto deseamos las mujeres: belleza". Con esa creativa respuesta el jurado se inclinó por la llamativa santiaguina, argumentando que " además de tener un tipo apropiado para el cine, se había desenvuelto muy bien en las entrevistas".
El concurso había despertado bastante interés en Chile y cuando llegó el momento de nombrar a la ganadora, nueve candidatos experimentaron la desilusión lógica de no ganar, pero igual aplaudieron a la vencedora: María Eugenia Barrenechea.
A manera de premiar a Sonia Rojas, la favorita de los lectores, Ecran regaló un viaje al Sur de Chile.

CONOCIENDO A LA GANADORA
María Eugenia Barrenechea era santiaguina y cumplía los 18 años el mismo día que recibió el título de belleza. Era estudiante de humanidades y también cursaba Bellas Artes. tenía poseedora de cabellos oscuros, ojos verdes y de 1,70m de altura. Su ambición era convertirse en actriz. También destacaba su personalidad seria e intelectual. Aunque enamorada de los viajes, no le interesaban las aventuras espaciales. "No me gustaría ir al espacio. El hombre ha nacido en la Tierra y aquí en la Tierra debe vivir y morir", fue su respuesta al cuestionario realizado a las candidatas previamente.

LAS SEMIFINALISTAS
Sonia Rojas.
Valparaíso
Teresa Saavedra.
Santiago .
Brenda Aldunate.
Valparaíso
M. Eugenia
Barrenechea
Dladys García.
Santiago
Cristina Camus.
Santiago
Lucy Pascual.
Santiago
Silvia Faúndez.
Santiago
 
.Cristina Cubillos.
Santiago
Loreto Figueroa.
La Serena
Gladys Rivera.
Santiago
Mónica Alvear.
Concepción
Dolores José
Fernández. Stgo
Rosa Loaiza.
Chuquicamata
Rosaro Llansol.
Santiago
 
 
LAS DIEZ FINALISTAS
Sonia Rojas
1,72m, 17 años
M. Eugenia Barrenechea
1,70m, 17 años
Teresa Saavedra
23 años, casada
M. Cristina Camus
1,65m, 19 años
Mónica Alvear
1,61m, 21 años
Brenda Aldunate
1,68m, 18 años
Rosario Llansol
1,57m, Bailarina
Cristina Cubillos
1,60m, 19 años
Dolores José Fernández. 157m, Casada Lucy Pascual
19 años, ojos verdes
Teresa Saavedra, Sonia Rojas, Lucy Pascual, M. Eugenia Barrenechea, M. Cristina Camus, Dolores José Fernández, Rosario Llansol, Mónica Alvear y Brenda Aldunate. Falta María Cristina Cubillos El momento en que se anunció el nombre de la ganadora, en el Teatro Santiago. Las nueve finalistas aplauden a María Eugenia Barrenechea Tres finalistas: María Eugenia Barrenechea, la ganadora; Sonia Roja, la favorita de los lectores y la hoy conocida bailarina clásica, Rosario Llansol
María Eugenia se dirige al público que estaba presente en la elección del Teatro Santiago. Junto a ella, Sonia Rojas
María Eugenia leyendo posa leyendo la revista Ecran, la publicación organizadora del concurso
La ganadora es felicitada por su padre, el reconocido poeta Julio Barrenechea y Premio Nacional de Literatura 1960
M. Cristina Camus, Dolores José Fernández, Mónica Alvear, Brenda Aldunate, Sonia Rojas, M. Eugenia Barrenechea, Lucy Pascual, M. Cristina Cubillos y Teresa Saavedra. Falta Rosario Llansol
 
MARÍA EUGENIA BARRENECHEA EN MÉXICO
Al consagrase como triunfadora en el concurso Ojos Tapatíos, María Eugenia Barrenechea pudo ver realizado uno de sus secretos anhelos que era la oportunidad de trabajar en el cine extranjero. Porque tenía grandes inclinaciones por el teatro y ahora se sometería a una prueba para el cine.
Físicamente, María Eugenia medía 1,70m de altura y de unos hermosos ojos verdes que resaltaban sobre su cutis blanco y pelo castaño oscuro. "Ganar el concurso fue un momento muy emocionante, contaba, y todas tenían posibilidades.
Su vida en esa época era como la de escolar que se dedicaba a estudiar en el colegio (el Liceo Número Uno de Santiago). Además del colegio, asistía a clases de dibujo en la Escuela de Bellas Artes y en el futuro pensaba ser periodista. Pero, ahora concentrada en el presente, se preparaba para su viaje a México y lo haría aprovechando sus vacaciones de invierno para no faltar a clases en el colegio.
Durante el viaje, permaneció dos semanas en México y conoció su capital, Acapulco, Taxco y Cuernavaca.
Junto con la chilena, tambi én habían llegado a la prueba de cine las ganadoras del Miss Ojos Tapatíos de Ecuador, Perú, Panamá, Venezuela y Colombia. Todas las candidatas actuaron ante las cámaras en los estudios de Cine y Televisión mexicana. María Eugenia interpretó una escena junto al actor Carlos Baena y fue dirigida por el director de cine, el chileno Tito Davison. Desafortunadamente, María Eugenia nunca tuvo la oportunidad de verse en pantalla, ya que fue filmada el día antes de su regreso a Chile.
Aantes de viajar en la Embajada de México en Chile Llegando con su madre a Ciudad de México Junto a su madre y el galán de cine Carlos Baena Frente al edificio más alto de Ciudad de México de esos años María Eugenia y Carlos se hicieron muy amigos Con Carlos Baena juntoal monumento de Beethoven
LA VIDA DESPUÉS DEL CONCURSO
A fines de los sesenta, María Eugenia volvió a ser noticia. Esta vez, en la televisión, cuando después de haber estudiado actuación en la Academia del Ituch, firmó contrato con el Teleteatro del Canal 13 y se transformó en actriz de planta de la estación.
Años más tarde vivió en India, cuando su padre,Julio Barrenechea Pino, Premio Nacional de Literatura 1960, se desempeño como embajador de Chile en ese país.
En 1969,nuevamente apareció en las páginas de una revista nacional. Esta vez modelando y posando con atuendos típicos de la India.
Con el tiempo María Eugenia prefirió olvidar esa etapa del concurso "Ojos Tapatíos": "Fue una experiencia bastante ingrata, ya que no es posible que una mujer sea conocida porque es bonita. También debe demostrar cultura, esto antes que nada", contaba...
En revista Ecran, hora como actriz de televisión posando en Ecran a fines de los años sesenta En 1961, después del concurso que prefirió olvidar En 1969, modelando para una revista femenina
 
® Por Ricardo Güiraldes, especial para Chilean Charm
 
CONTÁCTANOS
LINKS
QUIENES SOMOS
Creador y Director de Chilean Charm: Ricardo Güiraldes. Asesor Legal: Christián Vidal Beros
® Todos los artículos publicado son originales de www.chileancharm.com. Prohibida su reproducción total o parcial
www.chileancharm.com